martes, 13 de abril de 2010

A simple Vista (F. Kahlo I)

Grandes aros , trenzas exóticas en su larga cabellera, joyería extravagante que disimula sus rasgos marcados, mirada profunda, indumentaria tradicional mexicana y aún así nunca logró opacar su uni-ceja, la cual al contrario, seguramente la portaba orgullosa por encima de sus ojos y que a la hora de pintar sus autorretrato nunca omitió. Claramente Frida Kahlo era reconocible a simple vista.
Frida nació en la llamada casa azul el 6 de julio de 1907 pero le gustaba decir que ella era "un producto de la revolución" cambiando el año de su nacimiento a 1910. Original idea para quitarse de encima un par de años.
Sin embargo la palabra que la describe es orgullosa. Orgullosa de mostrarse como era. Una mujer común, mexicana, comunista, minusválida, artista afamada que a pesar de acarrear estos fuertes adjetivos calificativos, claramente, el que leyó un poco sobre su trágica y sufriente vida, la reconoce por su inmensa fortaleza frente a sus dos grandes accidente que marcaron su vida, el que le rompió su columna y el que le rompió su corazón.
Su sufrimiento comenzó a muy temprana edad con la poliomielitis la cual le dejó una secuela permanente: la pierna derecha mucho más delgada que la izquierda. Como si fuera poco, en l926 un accidente de tranvía, el cual tomaba para ir al colegio, le provocó en su columna vertebral varias fracturas dejandola casi rota por completo, así como diversas costillas, cuello y pelvis, su pie derecho se dislocó, su hombro se descoyuntó y un pasamanos le atravesó el vientre, introduciéndosele por el costado izquierdo, inhabilitandola de por vida a cumplir su sueño de tener hijos. La medicina de su tiempo la torturó con varias operaciones quirúrgicas (ni 1 ni 2 ni 3... 32 a lo largo de su vida), corsés de distintos tipos y diversos mecanismos de "tortura".. Digo estiramiento!
Para que sea más melodramática su vida obvio que los médicos de la época creían imposible que ella vuelva a caminar y a pesar del gran dolor que sufría a diario Frida les demostró lo contrario. Ah y me olvidaba, (como si fuera algo menor frente a todo lo que la pobre sufrió) le amputaron la pierna por debajo de la rodilla debido a una infección de gangrena. Claramente no fue reconocida por su suerte.
Ojo que frente a todo lo que mencioné puede que lleguemos a olvidarnos de un pequeño gran detalle..era mujer! Y de más esta decir que a la gran cantidad de dolores que nombré hay que sumarle los efectos de las hormonas femeninas tanto en lo físico como en lo sentimental. Efectos, que aclaro como mujer, no deben ser menos preciados.
"Yo sufrí dos accidentes graves en mi vida,
uno en el que un autobús me tumbó al suelo...
El otro accidente,
es Diego!"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

 
contador de visitas
reloj gratis blog y webRelojes para Web
BLOGGERAS.COM